En la búsqueda del lugar Perfecto

Nuestra historia comenzó hace 20 años, cuando nos conocimos y decidimos empezar un viaje juntos, primero como pareja y luego como familia. Un día, cuando nuestro hijo mayor cumplía 2 años, nos despertamos, nos miramos a los ojos y cómo si pudiéramos leernos la mente, supimos inmediatamente que así como íbamos no era como queríamos ir por la vida. ¿Y entonces que nos espera la vida? ¿Realmente el único fin es tener un televisor más grande, una cama más grande, un apartamento más grande y un carro más grande? Nooooooo!!!!! Así no queremos vivir! nos abrazamos y juramos que si o si, iniciaríamos un camino de autodescubrimiento donde cada uno descubriera su propósito y juntos nuestro proyecto en pareja.


Lastimosamente al principio no teníamos claro ni siquiera eso, solo sabíamos lo QUE NO QUERIAMOS, y nos ha llevado más de 15 años transitar y descubrirnos a nosotros mismos.


Lo único claro que siempre nos ha acompañado, es el sentimiento de querer vivir rodeados de naturaleza, y ahí fue donde intentamos varias veces, huir de la ciudad. Si, como lo leen, huir!!! Hasta que comprendimos que para poder vivir afuera de la ciudad, debíamos primero saber vivir en ella, producir en ella, y entenderla a ella: nuestra ciudad Bogotá. Cuando les decimos que tratamos de irnos de Bogotá a toda costa, tuvimos la experiencia de vivir en una Ecoaldea, y nos devolvimos a la ciudad sin una moneda en el bolsillo y con la necesidad de generar dinero no solo para vivir, sino también para materializar nuestro sueño. Luego nos fuimos para una finca mágica cerca de Villavicencio, y el Rio Blanco SE LLEVÓ NUESTRA CASA!!! Así como lo leen, cual historia dantesca. ¿Tampoco era el lugar? Pero esta fue una señal que nos enseñó que nuestro lugar perfecto está primero en nosotros mismos, porque cómo es ADENTRO es AFUERA.


Encontrar nuestro lugar perfecto ha sido el constante camino de encontrarnos a nosotros mismos. Un camino en donde hemos tenido la oportunidad de reconectarnos con nuestras fuentes confiables, a reconocer maestros en todas y cada una de las personas que se han topado con nosotros y a disfrutar y aprovechar todos los beneficios, bondades y placeres que nos brinda la Naturaleza.


26 visualizaciones0 comentarios